13.8.05

Críticas: Sin City (la película)

El intento de Robert Rodríguez por "trasladar el cine a la novela de Frank Miller", como se ha podido leer en prensa esta semana, ha fructificado en un producto menos comercial de lo que se podía imaginar. Al espectador que no haya leído una página de "Sin City" en su vida le resultará larga, y se preguntará: "¿Por qué no han contado las tres historias en paralelo?". Estamos desacostumbrados a que los directores sean verdaderos apasionados del cómic, y el engendro de dos puristas jamás será condescendiente con el público mayoritario.

Es difícil quitarse de la cabeza "Kill Bill" cuando circulan tantos miembros amputados. Recuerdan a Tarantino esas historias de venganza en que un justiciero trata de devolver la honra a la chica vejada de turno, esa narración lenta y escrupulosamente cronológica de los acontecimientos y esos diálogos tan vacíos como reales. Lo cierto es que a veces Miller se hace pesado con sus monólogos llenos de tópicos de tipo duro. No obstante, lo mejor de este cine ultraviolento es el sentido del humor con que está rodado (compadezco a todos esos que no le ven la menor gracia).

La cinta de Rodríguez es la adaptación de tres historias de la serie: "Sin City", "Ese cobarde bastardo" y "La gran masacre". Con la textura del mejor cine negro hollywoodiense y el brillo de los fotogramas de las estrellas, el realizador no dudó un momento en introducir leche para recrear la sangre, más fiel al original en blanco y negro, en lugar del clásico ketchup.

La aventura de Hartigan, que abre y cierra el filme, tiene el aliciente de unir a Bruce Willis (perfecto en su papel de acusado de pederastia) y Jessica Alba (¡cógeme con tu lazo!). Insisto, los neófitos no entenderán cómo los matones de la historieta pueden vivir (y resucitar) tanto.

La parte más floja está protagonizada por Clive Owen, al que las chicas llaman "Lancelot" en una ocasión. ¿Será un guiño a su papel en "El rey Arturo"? Dwight quiere darle una lección a Jackie Boy (Benicio del Toro) con la ayuda de su escuadrón de prostitutas. ¡"Kill Bill" en los escenarios de "Jurassic Park"!

Sin duda, el mayor acierto (y el gancho de la película) es el tramo encabezado por Mickey Rourke, que encarna a la perfección al peligroso Marv hasta su doble ración de silla eléctrica. ¡Y el actor que hacía de Frodo en el papel de Kevin el caníbal!

Por su planificación en platós y estructura de planos, "Sin City" tiene un aire de serie de TV de bajo presupuesto. ¿Sería eso lo que Miller esperaba de sus creaciones posteriores a "El Señor de la Noche", centrándose en la debilidad de los héroes?

2 Comments:

At 5:16 p. m., Blogger Jackal said...

Estoy de acuerdo contigo. A las personas que no hayan leído ni visto nada de Sin city, creo que la peli no les gustará demasiado. En cambio a las personas que hayan leído algo (como servidor, que ha leído The big fat kill, sin city, that yellow bastard, etc) les gustará más. Por ciertto, unos papelazos increibles de mickey rourke y bruce willis en la piel de marv y hartigan respectivamente!

 
At 12:32 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Gracias por opinar, Jackal. Yo sólo he leído la primera historia -la que recrea Mickey Rourke- y el resultado es verdaderamente increíble. Como digo en el post, la parte que menos me convence es la segunda, quizá por un actor principal que no me llama nada la atención.

 

Publicar un comentario

<< Home