8.9.05

En el episodio anterior...

Me disponía a releer la serie limitada de La Sombra que Zinco editó en 1991, firmada por Helfer y Sienkiewicz, cuando me topo de repente con un Resumen de la miniserie anterior:

"Después de esconderse durante más de 30 años, La Sombra regresó para descubrir y aniquilar a quien estaba eliminando a sus antiguos agentes. La mente maestra tras los crímenes era el auténtico Lamont Cramston (cuya identidad había asumido La Sombra creyéndole muerto décadas antes), ahora bajo el nombre de Preston Mayrock. Mayrock creó mediante su avanzada tecnología un hijo clónico, al que quería transferir su propio cerebro. Para ello, debía volver a la ciudad perdida de Shamballah, único lugar donde se podía realizar la operación. Mayrock pretendía hacer salir a La Sombra de su retiro y que le guiara a Shamballah. Amenazando a Nueva York con un misil nuclear, Mayrock creyó poder conseguir su propósito, pero La Sombra (junto a sus nuevos agentes y sus dos vástagos orientales) desbarató sus planes. Mayrock pereció y su hijo clónico cayó desde lo alto de un rascacielos, acribillado a balazos. Eso fue lo último que se supo de él... hasta hace doce horas. Ahora el infierno se desata de nuevo..."

Sobra decir que tras semejante parrafada me invadió tal desazón que ni siquiera pude ojear la primera página. Ya sé que la sinopsis hacía referencia a la historia que Howard Chaykin firmó poco antes para DC, pero ante tal cantidad de datos anodinos (hijos clónicos, misiles nucleares...) me resultó imposible lanzarme a la lectura. ¡Yo que buscaba un cómic sin sin antecedentes retorcidos!

2 Comments:

At 8:38 p. m., Blogger homie said...

Hombre, no te desanimes. Ése es el argumento de la miniserie anterior, pero no hace falta para nada si quieres disfrutar de la segunda miniserie.

Yo me la compré cuando salió, sin haber leído siquiera la de Chaykin, y me enteré perfectamente de todo y no eché nada de menos no haber leído la primera. Por otra parte, comentarte que cuando por fin leí la de Chaykin, me gustó mucho menos que la de Helfer y Sienkiewicz. La de Sienki es mucho más rica en personajes secundarios y en situaciones, el dibujo de Sienki está muy bien y el guión de Helfer no está nada mal: dosifica muy bien las subtramas, sabe incluir golpes de humor en momentos indicados y maneja con mucha soltra al enorme reparto de personajes.

Lo poquito que necesites saber de la primera miniserie, te lo explicarán a medida que sea necesario en la propia trama del tebeo.

 
At 9:49 p. m., Anonymous Kalashnikov said...

Gracias por los ánimos. En realidad dispongo de las dos series, y me las leí en su tiempo. Sólo quería constatar que, paradójicamente, la sinopsis que sirve para situar al lector en la trama lo que consigue es aturdirlo aún más.

¡Yo también soy gran admirador de Sienkiewicz!

 

Publicar un comentario

<< Home