16.2.06

Reseñas: Hellblazer #4

John Constantine Hellblazer #4: Jamie Delano / John Ridgway (Planeta de Agostini, febrero de 2005). 64 páginas. PVP: 3,50 euros.

En reseñas de números anteriores nos quejábamos por que Planeta no incluía artículos en publicaciones como ésta, pero la editorial ha corregido su postura y, tras un incremento de páginas (que suponemos puntual), añade suculenta información sobre John Constantine a las dos historias acostumbradas. Al comienzo, Germán Muñoz entrevista a Jamie Delano, y en el cierre se reproducen dos columnas ficticias firmadas por Satchmo Hawkins (misterioso anagrama) para XS Magazine, donde se ahonda en la personalidad del otrora cantante del grupo Mucous Membrane. Para rematar la faena, también figuran informes psicológicos del protagonista y notas firmadas con su puño y letra. El encarte se completa con otras tantas páginas promocionales.

En los dos episodios que recoge este Hellblazer se nota cada vez más la labor de los ayudantes del dibujante Ridgway (Brett Ewins, Jim McCarthy y Alfredo Alcalá, aunque sólo el último figura en el lomo). No hay más que leer las tres primeras páginas y apreciar la diferencia de trazo con el resto. De hecho, en el número 5 (que ojalá tarde tan poco en aparecer como el que analizamos hoy) tomarán los lápices Richard Piers Rayner y Mark Buckingham.

Después de ir atando cabos, ya conocemos un poco más a John Constantine: sabemos que el exorcismo de Newcastle, una idea central de la serie, no tuvo mucho éxito, aunque sobre este capítulo ya abundará más adelante Delano. En Fantasmas dentro de la máquina -el mismo título que un álbum de The Police, con cuyo cantante suelen comparar al mago británico- asistimos al viaje astral-informático de Ritchie, un compinche empeñado en investigar los secretos de los Cruzados de la Resurrección. Si bien el grafismo se hace pretencioso por momentos, el desenlace que ofrece el guionista es más que brillante. No recordaba un final de comunicación más impactante desde La declaración de Randolph Carter, de Lovecraft.

En Cuidados intensivos, los espectros que acompañan a Constantine vuelven a hacer de las suyas. Y mientras Zed ha sido capturada y Ray es apaleado, John se encuentra convaleciente en un hospital. Hasta allí se dirigirá Nergal para insistirle en su colaboración en la guerrilla fundamentalista entre el bien y el mal. El inglés acepta el pacto de sangre a cambio de la recuperación inmediata, pero ya se sabe que tratar con demonios siempre trae secuelas inesperadas...



Cubierta del próximo número en su edición americana, puesto que Planeta ha quitado de su web algunas portadas de adelanto.

2 Comments:

At 6:20 p. m., Blogger Peribáñez said...

Leí el número 1 y me dejó un poco frío. ¿Mejora, pueS?

 
At 6:50 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Para mi gusto, el primer número era bastante flojo. La serie sigue la misma línea, pero hay episodios muy destacables en las cuatro entregas que han salido por ahora.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home