11.2.07

Reseñas: Génesis Oscura

La Cosa del Pantano: Génesis Oscura, de Len Wein y Berni Wrightson (Planeta de Agostini, febrero de 2006). 240 páginas. Color. PVP: 16,95 euros.

El ingenioso y barroco Len Wein sólo necesita ocho páginas para contarnos el origen de Alex Olsen y su esposa Linda. Un año más tarde, ese cuento dibujado por el delicioso Berni Wrightson (que aguantaría en la colección tres números más que el guionista) se convertiría en serie regular, ya con Alec Holland como el científico que se transforma en la Cosa del Pantano.



La portada que Planeta no ha incluido en esta edición, en grande.

A Swampy le gusta asfixiar a sus víctimas. Incluso cuando Arcane le da la oportunidad de recuperar su naturaleza humana emplea el mismo método. ¿No recuerda en ese instante al asesino de la hitchcockiana Frenesí? La condición errante del monstruo (que gusta de alejarse rumbo al horizonte como el Llanero Solitario en la última viñeta de cada número) le llevará de un destino a otro: Louisiana, los Balcanes, Escocia, Vermont, Gotham y los Apalaches. Casi siempre llega tarde, pero los malvados recibirán su castigo.



Compárese con el malvado estrangulador de la película...



Entre los personajes más destacados de este volumen se halla Matt Cable, un empleado del gobierno que ayuda a Alec y Linda a desarrollar en secreto su fórmula biorregeneradora. En el bando contrario están el malvado Ferret y el perro enviado por el Cónclave a modo de señuelo. Luego conoceremos a Arcane, tío de Abigail y creador de un ejército de no-hombres, incluido su hermano Gregori, al que dota de un parecido extraordinario con el mismísimo Frankenstein (ya sabemos de donde salen esas vetas blancas y negras).



¡Quién tuviera la suerte de Timothy!

Habrá tiempo para hombres-lobo y pistas de aterrizaje falsas, así como para presentar a la bruja Rebecca Ravenwind y su hermano Timothy, a los que intentará ajusticiar una turba descontrolada. Más tarde surge el misterioso relojero Klochmann, capaz de dotar a sus autómatas de un aspecto casi humano. Batman también tiene su sitio en el desenlace de la trama del Cónclave, dirigido por Nathan Ellery.



Uno de los momentos más emotivos del tomo, a todo color.

La Cosa del Pantano se enfrentará a una criatura lovecraftiana llamada M’Nagalah que vaticina el fin de los tiempos. Por si fuera poco, lo confundirán con el extraterrestre que ha venido a la Tierra en son de paz. La historia se cierra con el regreso de Arcane al más puro estilo Parada de los Monstruos, con una lucha en un cementerio lleno de zombies de esclavos y un tono terrorífico de leyenda urbana.



¿Caben más erratas por metro cuadrado?

La edición de Planeta incluye una introducción escrita por Len Wein en 1991 y las cubiertas originales reproducidas a modo de viñeta (excepto la del House of Secrets #92). La encuadernación en cartoné resulta impecable, algo que no podemos decir ni de la traducción ni de la rotulación. Si vemos un bocadillo donde el texto en español y en italiano se pisan… ¿Será porque lo han traducido directamente del idioma de los Apeninos? En este sentido, aparecen vocablos como “purria” o “quintar”, que si bien son recogidos por el diccionario, no concuerdan muy bien con la acción. Aparte, hay otras erratas menores.



Por la convivencia de todas las lenguas.



Maravillosa composición de Wrightson, en detalle.



La parada de los monstruos, versión Vertigo.

5 Comments:

At 1:07 a. m., Blogger No fui yo said...

Bueno... parece que te gustan los autores, el "ingenioso y barroco" Wein y el "delicioso" Wrightson, pero dime... ¿qué te ha parecido el tebeo? Me imagino que en el dibujo coincidirás conmigo en que es francamente excelente, pero ¿y las historias?

 
At 5:28 p. m., Blogger Kalashnikov said...

La parte gráfica creo que es indiscutible. Además, la versión de Planeta tiene esos colores primarios que tanto me gustan...

En cuanto a las historias, creo que Wein abusa de las descripciones fútiles y las fábulas de terror clásicas, pero logra sorprender en algunos momentos. ¿No te parece genial la secuencia con el autómata de Linda que aparece en la reseña? ¿Y la pelea en el cementerio llena de criaturas deformes? Esos instantes justifican un guión a veces pesado, pero bien sobrellevado. Por otra parte, estos diez números poseen un trasfondo unitario muy interesante. ¡La película venía servida en bandeja de plata!

 
At 7:35 p. m., Anonymous no fui yo said...

Yo también le encuentro a las historietas un cierto encanto naif que me hizo bastante agradable la lectura -aunque un poco pesadita, a ratos-. No me parece un tomo para leer del tirón... pero a pequeñas dosis es una auténtica gozada. Un clásico a reivindicar, por fin en nuestro país.

 
At 8:14 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Eso iba a decirte: seguí el consejo de tu reseña y me lo he leído despacito. ^_^ Eso sí, los últimos números me los tuve que leer de un tirón.

 
At 3:52 p. m., Anonymous buy generic viagra said...

Que bueno, yo tengo toda la coleccion y es lo mejor que he podido encontrar en Internet. Espero que sigas subiendo este tipo de informaciones porque cuesta mucho recibir algo que valga la pena.

 

Publicar un comentario

<< Home