23.10.07

Mujeres de blanco: reivindicando la BD

A principios de los noventa, Dragon Comics publicó en España cuatro volúmenes de la serie de Mujeres de blanco firmados por Bercovici y Cauvin: “¡Va de enfermeras!”, “¡Gasa en todas las habitaciones!”, “Todas en súper-forma” y “Las muchachas operan”. Y un quinto álbum, titulado “¡Sálvese quién pueda!”, se quedó para siempre en preparación. Desde entonces no hemos vuelto a saber nada de esta cabecera, aunque en Francia ya ronda las treinta entregas.

Las historietas, protagonizadas usualmente por el Dr. Minet –especialista en injertos— o por Nathalie (una estudiante de enfermería para disgusto de sus padres), poseen el mismo patetismo y trazo nervioso que los tebeos de Franquin o Morris. En total, sumaban unos cincuenta casos médicos graciosos, algunos incluso con guiños a otros personajes de Dupuis, como Tinieblo la Losa, un enterrador guionizado por el propio Cauvin y dibujado por Hardy.

Según avanzan las páginas, el estilo de Bercovici va depurándose hacia una estilización de las líneas –sus primeras caricaturas eran esperpénticas, con reminiscencias al Sr. Rossi—, al tiempo que mantiene un nivel de detalle casi puntillista. Es curioso que incluso las enfermeras van embelleciéndose progresivamente. Por otra parte, el tratamiento manual del color, tan escaso hoy en día, resulta muy llamativo.

Muchos chistes de Mujeres de blanco quedarán grabados a fuego en la memoria del lector (lo digo por experiencia, al reconocer ciertos gags en unos libros que salieron hace quince años). Entre la descoordinación propia de los hospitales y los pacientes chafados surgen chistes inolvidables, llenos de crueldad y humor negro: el joven al que le implantaron ojos de vaca y se quedó mirando trenes, el pianista con 27 dedos, aquel episodio de astronautas, la irrupción de Hulk en la sala de operaciones, la conexión televisiva, los problemas de incontinencia que surgen cuando te transplantan una vejiga de ratón, el bebé dentro de la caja-sorpresa, la máquina llena de cables debajo de la cual se mantiene a un hombre con vida (según los doctores), los zurcidos varios después de una cirugía inadecuada, músculos hinchables (con aire o con agua), capítulos navideños o aquel famoso caso de amnesia.

Free Image Hosting at allyoucanupload.com

2 Comments:

At 9:21 p. m., Blogger Javi said...

Me acuerdo de ver estos albumes de las enfermeras siempre saldados en una librería de Madrid. Nunca me hice con ningún ejemplar y ahora me arrepiento porque parece que estaban bastante bien.
Ah, también tenían algún que otro álbum de Tinieblo la Losa, ahora que me acuerdo.

 
At 6:06 p. m., Blogger Kalashnikov said...

"Mujeres de blanco", como los álbumes de "Lucién", marcaron mi juventud. Lo cierto es que el catálogo de Dragon Cómics / Ediciones B no estaba nada mal.

 

Publicar un comentario

<< Home