19.10.07

Obras menores de grandes autores

El trazo de Alberto Vázquez en “Alter Ego” es más tosco que en sus obras posteriores (semejante al estilo de “Freda”), pero el dibujo gana en matices gracias al uso del bitono –gris según la modesta edición de Polaqia—. Desde este título primerizo se nota la relevancia que tendrán los animales en la trayectoria del gallego. Ya sea por Merlín el gato o por la paloma (ambos como alegorías de la doble personalidad de Julio, trasunto del autor), el creador de Psiconautas sabe conectar con los dueños de mascotas con chistes como: “Es increíble que a estas alturas de la vida aún haya gente que acaricie a contrapelo”. Llama la atención la composición de algunas viñetas, como aquélla en que el amor es representado como una función de trapecismo con final trágico, al tiempo que el número circense conforma el rostro del personaje. Otro detalle artístico –las hojas de árbol que enlazan las páginas 15 y 16— queda truncado por la maquetación. Resulta excitante hallar en la escena final del abandono la génesis de lo que hasta la fecha puede considerarse su obra maestra, ya mencionada arriba y editada por Astiberri.

Un Miguel B. Núñez menos estilizado y más convencional es el encargado de firmar “Interferencias”, perteneciente a la colección Rara Avis de Subterfuge Cómix (¡vaya cantera!). Sus páginas están inundadas de sexo explícito y desenfadado entre amigos de la generación Kronen. Aparte de a M (el autor), conoceremos a la fogosa Adriana, la insegura Zóe, la bonita pero amputada Amanda y el poco escrupuloso Leo. Influenciada por el discurso generacional de Reality Bites, la historieta se desbordará después de un suicidio. Atención al encuentro en el tren con el lector de “Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta” y el guiño a Paco Alcázar. ¿Me toparé algún día con “Demonios internos”?

Doce relatos componen “Dando tumbos”, la opera prima de un Fermin Solís que jamás volverá a firmar como Ferguson. Ricardo Mena –prologuista inseparable— menciona su admiración por Seth (y yo añadiría Clowes), patente en ese estilo feísta y aséptico. Sus cuentos son breves pinceladas, sugerencias para el lector, que se pronto verá acompañado por un buen número de personajes pintorescos. En “Pensión” ya están los bajos fondos y el cinéfilo de “Lunas de papel”, y el elemento nostálgico (como las referencias al Don Miki o los anuncios de objetos insólitos que figuraban en las antiguas revistas) empieza a convertirse en una constante que se sublimaría en títulos magistrales como “Los días más largos” y “El año que vimos nevar”. “Manitas de cerdo” tiene un arranque prometedor y un final precipitado, pero “El Sr. Jaume” y sus billetes de 50.000 pesetas, la cámara Kilian de “24 almas” o la virgen de la bola de cristal de “La primera vez” bien merecen un repaso. No en vano, el creador de “Las pelusas de mi ombligo” empezó a apuntar maneras y a destacar del resto de artistas coetáneos con propuestas así.

En “El segador de tus cosas”, Javier Olivares se muestra más expresionista y oscuro de lo acostumbrado, con un monográfico sobre la muerte lleno de poesía y humor negro. Dado el deficiente escaneo de Ediciones Camaleón, resulta complicado disfrutar en toda su magnitud de los collages tipográficos (incluida la colaboración con Jesús Gras), de microrrelatos como “La vaca que ríe” o las referencias a la ubicación imaginaria de Carencia. En resumen, garabatos cubistas y variaciones sobre un asunto trascendental con textos tan sobresalientes como: “Supongo que habrá un saco en alguna parte lleno con las cosas que se nos escapan”.

BubbleShare: Share photos - Here comes Halloween!

4 Comments:

At 8:19 p. m., Blogger Javi said...

Da gusto leer tus reseñas de estas pequeñas joyitas que se publicaron hace años y que muchas veces pasan desaparecibidos entre la marabunta de novedades que cada mes (y cada año) invaden las librerías.

 
At 10:14 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Me alegro de que te gusten, Javi. Y prepárate, porque en las próximas semanas habrá pocas reseñas de novedades y muchas recuperaciones como ésta...

 
At 11:35 a. m., Blogger Miguel B. Núñez said...

Gracias por hablar de Interferencias, aunque madre mia qué verguenza me da ver ese dibujo torpón ahora mismo.

Demonios Internos fue una cosa intermedia, no es muy bueno y sigue igual de pobremente dibujado. Sólo se salva alguna historia suelta.

 
At 5:49 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Hay que reconocer que tu dibujo se ha estilizado mucho desde entonces, y que la evolución ha sido para mejor... ¡Eso es lo importante!

 

Publicar un comentario

<< Home