9.10.07

Reseñas: ARGH! #3

ARGH! #3, de varios autores (Pure Basure, septiembre de 2007). 48 páginas. Bitono. PVP: 5 euros.

La entrega más reciente de ARGH!, con bitonos amarillos, marrones y grises, es el más colorido hasta la fecha y, a la vez, el más escatológico e internacional. Con la única premisa de hacer historietas mudas en tonos gualdas (con algunas excepciones onomatopéyicas), imaginaos la lluvia de ideas en la redacción del fanzine. Es una gama que invita a escribir sobre el sol y el desierto, bombillas, taxis y tigres; cascos de albañil y chalecos reflectantes; fuegos devastadores, pepitas de oro y bilis; queso, monedas, limones, pis y lápices Staedler; margaritas y… ¡Caperucita Roja!

Los prolíficos mentores de esta revista –Jorge Parras y Elfelix— vuelven a lucirse con sus respectivas páginas. “Honky ‘n’ Smonky” reivindica las tiras sobre cuescos huérfanos y concursos guarros, mientras avisa de lo peligroso que puede ser retener líquido en un aseo público. “Gold Fever” es más ambicioso, como relato acerca de la codicia y la violencia humanas, con esos fuegos fatuos y almas en pena marca de la casa. Pero lo más espectacular de Félix Díaz es sin duda su doble póster sobre el sueño húmedo de un adolescente. Parras, por su parte, cuenta con ocho planchas para narrar la “Biografía escalonada de Norman Norbich”, uno de sus trabajos más destacados a día de hoy, con un oso manco, botas de piel de serpiente y ardillas pirómanas. Él sí que sabe sacarle partido al humor sin palabras.

Otros autores llamativos de este número son Martín Romero, más naif aquí que en otros lares y sin embargo siempre exquisito, con el cuento de amor trágico entre una mujer consumista y un abnegado gigante titulado “El Puente”. En “Future Days”, Brais Rodríguez habla de mandrágoras y sicomoros, de una realidad más oscura y remota que la que conocemos. El enigmático aspecto de sus personajes (un detective-pájaro, un robot y un hombre risueño) logrará estremecer al lector.

Entre los artistas foráneos volvemos a toparnos con Bob Flynn y su espejismo de oasis. No obstante, sobresalen por derecho propio los sensacionales dibujos de Moki, una especie de Jeff Smith onírico y surrealista; y del tándem Daniel Rodríguez / Rötör, con su “venganza del huevo frito” o cómo unos pájaros enormes dan de comer niños a sus crías. Desde Alemania, Heiko Müller nos brinda una imagen aviforme de la muerte. Un Luis Demano apocalíptico propone una portada a medio camino entre Shiva y Chris Ware, con la carrera armamentística como telón de fondo. En la misma línea, más centrada en el diseño que en la narración gráfica, se sitúa la ilustración con melódica de Mar Malota. Asimismo, “Bitter Fruit” de Pau Masiques –uno de los colaboradores que más en serio se ha tomado la propuesta estética de la revista— es otra muestra de un estilo propio y consolidado.

Richard Camara pervierte el cuento de Caperucita hasta límites insospechados, con una niña siniestra y una abuela imprevisible, logrando un tebeo bastante divertido. Martín López, responsable de Gráfica Valiente, apuesta por la depuración, el collage, los superhéroes y las felaciones en “The Last Kiss of Yellow Smiley Face”. Daniel García se fija en los pecados confesados y las fantasías contagiosas, en una breve pero efectiva historieta. Y Ferrán Esteve pone la nota depresiva y caricaturesca con un “Josef D. Presión” centrado en los males de la televisión.

Free Image Hosting at allyoucanupload.com

4 Comments:

At 11:50 a. m., Blogger Richard Câmara said...

Buenos días K.

Te agradezco por tu reseña de mi cómic en ARGH!#3. Espero que sea una colaboración que siga con más trabajos :)
Si te apetece, tendría mucho gusto en enseñarte más ejemplos de mis ilustraciones y cómics (algunos de ellos editados en libro) sea por email, sea en persona (vivo en Madrid).
En la dirección de mi Blog donde podrás encontrar mis contactos :)
Quedo a la espera de tus comentarios.
Un saludo

Richard

 
At 5:25 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Hola Richard... Como digo en la reseña me ha gustado mucho tu atrevimiento de incorporar a Caperucita Roja en un especial Amarillo. Lo mejor es que, pese a ser un clásico, lo conviertes en un cuento imprevisible. ¡Voy corriendo a tu blog!

 
At 12:00 p. m., Blogger Richard Câmara said...

Hola K.,

Gracias por tu visita y comentário en mi blog :)
Quedo a la espera de un contacto por tu parte (mi email está en el blog...) para quedar y enseñarte mis trabajos editados en libro. Uno de ellos es un comic (en blanco, negro y rojo) de 64 páginas editado en Portugal en el 2003 con mi versión del cuento de la Caperucita...
Te ape?

 
At 5:38 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Eres muy amable por el ofrecimiento, Richard. Yo resido en Sevilla, pero me encantaría echarle un vistazo a esas páginas en una próxima visita a la capital. ¡Así que Caperucita es uno de tus "leit motiv"! ;-)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home