18.10.07

Reseñas: Bone #4 (El Matadragones)

Bone #4: El Matadragones, de Jeff Smith y Steve Hamaker (Astiberri, octubre de 2007). 180 páginas. Color. PVP: 15 euros.

Leyendo este volumen me asaltó la duda… Si la serie está enfocada a todos los públicos, ¿no resulta políticamente incorrecto que el inconsciente de Smiley fume puros? Mientras tanto, su primo Phoney, como ya hiciera en la carrera de vacas, vuelve a engañar a la comunidad de humanos de Barrelhaven, convenciéndolos ahora de la necesidad de defenderse de los dragones. Lucius, por su parte, se muestra más reservado e inquietante que nunca, y a la abuela Ben se le pierde la pista en el bosque después de sufrir el Pasmo. Thorn, con su espada de princesa, secciona el brazo del mismísimo Kingdok, cuyos ataques constituyen una de las escenas más terroríficas de la serie (¡llega la sangre al idílico mundo de Bone!). El pequeño Fone, en cambio, con poca relevancia en esta entrega, se encariñará de una cría extraviada de mostrorrata y la cuidará en secreto. Los hombres de Pawa también se situarán en el bando contrario, al tiempo que la joven rebelde sigue teniendo sueños reveladores y conoce a su cuarteto protector. Otro instante sin desperdicio se produce durante la huida a Boneville del Bone más avispado, cuando atrape por sorpresa al dragón rojo.

En los ocho episodios que contiene el tomo podremos disfrutar, entre otros, de los paisajes del Valle y de las tenebrosas reuniones del Señor de las Langostas que recrea Smith, un autor cuya máxima continúa siendo: “para mantener la tensión, los protagonistas jamás deberán estar juntos”. Hamaker, por otro lado, quizá abuse con los efectos de volumen del color (mirad por ejemplo la imagen que acompaña a este texto), cuando se trata de una cabecera que pide a los cuatro vientos tonalidades más planas. No obstante, se mantiene el nivel medio-alto de la serie y se lee en un periquete. ¡Y ya se anuncia para finales de año el quinto libro: Rock Jaw, Señor de la Frontera Oriental!

Free Image Hosting at allyoucanupload.com

3 Comments:

At 2:42 p. m., Blogger Javi said...

Uff, es que a mí Bone ni fú ni fá. Me parece taaaan aburrido y la historia da la impresión que no sabe a dónde va en ningún momento.
Por cierto, ayer leí el Estúpidas mostrorratas y qué tebeo más malo. La primera parte al menos se puede leer pero la segunda del jabalí desquiciado... Vamos, que no, que el guionista no sé muy bien que pretendía con esas dos historias publicadas en ese horrible papel "amarillo", por cierto.

 
At 5:41 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Cuestión de gustos, Javi. A mí la serie me tiene encandilado, y eso que no soy muy aficionado a la capa y espada. "Estúpidas mostrorratas" ha tenido críticas muy crueles, pero a mí no me pareció tan malo.

 
At 1:06 a. m., Anonymous Anónimo said...

Oye, a mí el color de los tomos me gusta bastante, y la historia también, y que Smiley fume puros, bueno, eran los 90, cuando aún no se había desatado toda esa cruzada mundial ant-tabaco.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home