5.11.07

Trabajos de Beto Hernández para DC (I)

Yeah!

Después de haber desarrollado sus obras más conocidas, Peter Bagge y Gilbert Hernández decidieron probar suerte con el público infantil/juvenil a través de Yeah!, un tebeo “para marcianos de todas las edades, entre 6 y 6.000 años” –como versa en la portada del primer número—. En sus páginas se mezclan el hedonismo, el pop y los cohetes del autor de Palomar y las chicas desequilibradas propias del creador de Odio. Llama la atención que Planeta editase esta serie en forma de comic-book, circunstancia que nos permitió degustar una a una sus fantásticas cubiertas.

El punto fuerte de Yeah! es sin duda su galería de personajes. El núcleo central lo forman la loca Krazy, de pasado gótico; la hippie Honey, amante de los animales; y la madrera y desmayadiza Woo-Woo. Juntas forman un grupo de rock and roll muy peculiar: mientras triunfan en los confines del universo, son incapaces de hacer un buen concierto en su Nueva Jersey natal. Ello se debe en parte a Crusty, el impresentable manager con aspecto de yonqui al que siempre están a punto de despedir. En el lado contrario se halla Mongrel Mogul, magnate de la industria musical que se enamora de la Sta. Hellraiser, archivillana de la banda. The Snobs, con sus gafas de pasta y sus flequillos, son los otros rivales musicales de las chicas. Y no podemos olvidar a Muddy, el novio de la baterista y sus mascotas Buckeye, la cabra, y Furvert, una criatura venida del espacio adicta a los jerséis de cachemir. Por no mencionar a Stalky, aquel alienígena que se extravió persiguiendo a las estrellas del pop.

Yeah! puede considerarse una versión underground de Jem y los Hologramas o de las aventuras de Archie. En este sentido, los deliciosos colores planos de Joanne Bagge cobran especial relevancia. Por otra parte, las viñetas de Bagge y Hernández están plagadas de artilugios futuristas como limusinas galácticas o cascos amplificadores de P.E.S. (percepciones extra sensoriales). Dado que la serie fue cancelada en su octavo número por la escasez de ventas, el final no puede ser más abierto.

Resultan llamativas las apariciones de Krazy, Honey y Woo-Woo durante una fiesta de Halloween, su atuendo de colegialas en una escuela de monjas o el accidentado directo en que deberán recurrir al claqué, el banjo y el acordeón. Después se fijará en ellas el ídolo consagrado Hobo Cappiletto, cuyo cabellera afro volverá locas a las integrantes del grupo. En el último tramo, la banda conocerá a la novia extraterrestre de Crusty y acabará salvando a dos huerfanitos en medio de la guerra desatada en Sunburnia.

Free Image Hosting at allyoucanupload.com

2 Comments:

At 11:33 a. m., Blogger Javi said...

Mira, ésta serie no llegué nunca a leerla. A ver si la encuentro de saldo en algún salón y puedo hincarle el diente.
Y si no, tendré que recurrir a "otros medios" para leerla.
Pero supongo que siendo de Bagge y de Beto por lo menos algo me gustará.

 
At 5:40 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Cuidado, que tiene cierto tono infantil, pero es bastante divertida. Me encantan los colores.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home