6.11.07

Trabajos de Beto Hernández para DC (II)

Grip

En este título, el creador de Luba homenajea a los tebeos de género de EC Comics con cinco fenomenales portadas –la más destacable, una cabecera imposible como “Grippingly Romantic Western Mistery”—, advirtiendo que Grip es una obra elaborada con ingredientes dispares, o incluso contradictorios a simple vista. El trazo de Hernández brilla como una síntesis entre realismo y caricatura, un estilo al que Mike Allred se ha afiliado sin ninguna duda. En este sentido, el trabajo cromático de Pamela Rambo es más que sobresaliente, al aportar tonalidades vivas y planas acordes con el relato.

El retablo lo conforman el joven Mike, que padece amnesia; los enanos Sammy (que se siente seguro cuando tiene su pipa cerca) y la bondadosa Tigre; unos abuelos negros que se han intercambiado la piel; un detective desaparecido; la pechugona Daisy y su chulo Casper; Joe Hook –o ese amigo que sabes que acabará traicionándote—; las chicas misteriosas, eficaces rescatadoras; y la pequeñaja Echo (no quieras saber qué esconde su parche). A continuación, Hernández mueve a sus personajes como si estuviera barajando cartas, guardándose algún que otro as en la manga para sorprender al lector. No en vano, el autor facilita la información de manera desordenada y es el aficionado quien ha de dotar de sentido a la historia. ¡Algo complicado, si nos atenemos a estas pieles que huyen, esos hombres que parecen clases de anatomía andantes o aquellos trajes capaces de hablar!

Más tarde conoceremos a Chang y Ling, líderes infalibles de una secta que permanecen encerrados en un edificio mientras observan el paisaje nevado de afuera. ¡No os perdáis el uniforme de Michael Jackson del primero, con guante de plata incluido! Este personaje posee un gran poder de convicción, así como otras facultades telepáticas que le garantizan un final más o menos benévolo en medio del ambiente apocalíptico que rodea ciertas escenas. Otros pasajes sobresalientes son el episodio de la playa, lleno de gags divertidos, y el tiroteo final desde las barricadas, con un ritmo trepidante que nos deja ver cómo van cayendo uno por uno. En la conclusión, Hernández vuelve a hacer gala de su surrealismo mágico dando una segunda oportunidad de redimirse a sus criaturas, una opción original y casi sin precedentes en la historia del cómic.

Si bien hay tramos violentos en Grip con reminiscencias a Taxi Driver o Terciopelo Azul, resulta imposible no hallar paralelismos con otro título underground indispensable: Como un Guante de Seda Forjado en Hierro, de Daniel Clowes (los niños pequeños que cortan el pastel, una retorcida conspiración y la relevancia de los mensajes oníricos como las constantes más significativas).

Free Image Hosting at allyoucanupload.com

2 Comments:

At 11:32 a. m., Blogger Javi said...

Tebeo raro y marciano donde los haya. A mí no sé si me gusta o lo odio a muerte.
Ay, cuanto echo de menos al Beto de las primeras historias de Palomar (bueno y al de Birdland también :D)

Un saludete.

 
At 5:42 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Yo creo que soy un seguidor heterodoxo de Beto Hernández... ¡No he leído esos clásicos que mencionas! A mí "Grip" me ha gustado mucho (más que "Yeah!", pero menos que "Pereza", aunque los personajes están muy logrados y en general es un tebeo de lo más imprevisible).

Gracias por comentar, Javi ;-)

 

Publicar un comentario

<< Home