27.2.08

Reseñas: Conejo de Viaje

Conejo de Viaje, de Liniers (Random House-Mondadori, febrero de 2008). 178 páginas. Color y B/N. PVP: 17,90 euros.

Mondadori continúa brindándonos un libro de Liniers al año. Y a falta de “Macanudo” (en Argentina van por el quinto volumen, si no me equivoco) bueno es este “Conejo de Viaje”. Quizá por la aplicación de las acuarelas y el tono contemplativo de las vivencias que se narran, el resultado recuerda a “La maldición del paraguas” de Trondheim. Por otro lado, el estilo abocetado y de urgencia –como una necesidad del autor para mantener el brazo caliente— se asemeja más a Jeffrey Brown y Juanjo Sáez, que sale citado en las páginas… ¿Se imaginan que el creador de Fellini acabe pintando como el barcelonés, y que aquél termine dibujando pingüinos y faros? Bryan Talbot, Fontanarrosa y la fiel Angie también desfilan por el tomo. Mención aparte para las estampas y paisajes más detallados que llamaron la atención de Liniers, todos hermosísimos e inspiradores, al igual que esos retratos de “Así es…” tan cómicos.

“Conejo de Viaje” no tiene planteamiento, nudo y desenlace, y por tanto es difícil que el aficionado lo devore de una sentada. Apenas son anotaciones ilustradas durante su periplo por España, Portugal, Francia, Alemania, Noruega, Canadá, Argentina, Uruguay, Brasil, Perú y la Antártida (su exotismo y atmósfera aventurera lo convierten en el capítulo más sobresaliente). Ferias, salones, entrevistas para la radio, sándwiches de milanesa y estancias en casas de amigos –la familia siempre como lector fiel—, trayectos por carretera, mar y aire (¿demasiadas viñetas de cochecitos?), lecturas –Bone, Watchmen y Rayuela, entre otras—, conciertos y unas pocas ocurrencias y anécdotas destacables (muy gracioso el bingo en el autobús). ¡Qué buena vida se pega Liniers! ¿No da envidia verlo moverse por el mundo, con sus garabatos como pasaporte y sin ninguna atadura? En ocasiones, la ingenuidad de la narración rememora los cómics de Kochalka –ese amor por los animales—, del que se diferencia al usar ese acento argentino tan peculiar. Por último, el elemento fantástico (las levitaciones), está muy bien dosificado y supone todo un acierto en medio del discurso.

Free Image Hosting at allyoucanupload.com

2 Comments:

At 3:39 p. m., Blogger Liniers said...

che, gracias... en abril me voy para Barcelona, a lo mejor nos cruzamos
Salu
L

 
At 7:03 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Hola, Ricardo:

Me encanta tu tira de Macanudo (sobre todo el robot sensible y la aceituna). ¡Si hasta se lo regalé a mi suegro! ^_^ Ahora he disfrutado mucho con estos viajes (en una edición de coleccionista, no merecías menos). ¡Ojalá nos veamos en el salón!

Un saludo y muchas gracias por comentar ;-)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home