11.5.08

Reseñas: Lost Girls #1

Lost Girls #1, de Alan Moore y Melinda Gebbie (Norma Editorial, abril de 2008). 112 páginas. Color. PVP: 20 euros.

Durante años, Alan Moore fue publicando por entregas en la revista Taboo su última obra cumbre: Lost Girls, una historia inseparable de la titánica labor gráfica de su actual esposa Melinda Gebbie. Por fortuna, ahora Norma la edita en castellano de forma impecable junto a un hermoso cofre.

Las protagonistas, reunidas en torno al hotel Himmelgarten, son Lady Fairchild y las señoritas Gale y Potter, es decir, la encarnación adulta de los personajes infantiles de Alicia, Dorothy y Wendy. Este primer volumen, titulado “Niñas adultas”, se centra en la pérdida de la inocencia:

“Recuerdo que había algo muy importante, y muy frágil. Pero entonces pasó algo terrible y esa cosa se rompió. Para siempre. Nadie pudo arreglarla jamás.”

La narración está plagada de simbolismo: el espejo como testigo mudo, el fetichismo de los zapatos, las amapolas y las visiones del opio, las sombras equívocas (atención al magistral juego que rememoran aquellas estampas picantes de antaño)... En las habitaciones del edificio hay un misterioso librito blanco –quiten la sobrecubierta para salir de dudas— que, al igual que Lost Girls, entronca con la literatura erótica clásica (repasen “Las once mil vergas” de Apollinaire) al detenerse en la descripción de elegantes escenarios, tejidos y esencias y al garantizar escenas amatorias en cada episodio, con momentos de iniciación y sorpresa.

Moore se luce al mostrarnos una misma secuencia desde distintos puntos de vista, o al hablarnos del tornado interior que estremeció a la niña del Mago de Oz. Un inquietante Peter Pan reveló un secreto no apto para menores y el Conejo Blanco era un abusón con prisa. El autor británico maneja multitud de referencias y a través de Stravinsky nos habla de “El rito de la primavera”. Gebbie, con una paleta cromática llena de matices, recupera el sabor de aquellos cuentos populares con engañoso envoltorio.

Hay quienes confunden la erudita exaltación del placer con la pornografía. Aun a la espera de las próximas entregas, Lost Girls ya tiene un lugar asegurado entre las listas de lo mejor del año.

4 Comments:

At 12:38 p. m., Anonymous Etrigan said...

Totalmente de acuerdo. Yo creo que Alan Moore nos quiere contar un cuento erótico, realizando una versión adulta, sin tapujos de los cuentos infantiles clásicos. Sin embargo la cosa no para ahí, ya que efectivamente nos muestra el sexo como detonante del paso de la niñez a la edad adulta, y cómo ese tránsito puede en alguno casos ser traumático y en otros maravilloso como nos muestra en la historia de Dorothy con el descubrimiento de la masturbación.
Tampoco perdamos de vista el paralelismo que se establece entre el placer del sexo y el placer de disfrutar el arte como podemos observar en el capítulo final de este primer tomo.

 
At 5:26 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Muy bien dicho, Etrigan. Y enhorabuena por tu especial de "Lost Girls". Lo sigo puntualmente ;-)

 
At 1:09 p. m., Anonymous Anónimo said...

Es cierta la subida del 2º tomo de lost girls de 20 a 23 euros?
Lo he leido en algún foro y aún tiemblo de la noticia.
Espero confirmación.
Gracias!

 
At 5:51 p. m., Blogger Kalashnikov said...

La fuente oficial --el PDF de Norma-- dice 20 euros. Dreamers, en cambio, anuncia el tomo en pre-venta por 23 euros... Yo también estoy un poco confundido. Lo lógico es que cueste 20 euros (y que vayas a comprarlo a la Fnac para aprovechar el descuento).

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home