25.6.08

Reseñas: Lost Girls #2

Lost Girls #2, de Alan Moore y Melinda Gebbie (Norma Editorial, mayo de 2008). 112 páginas. Color. PVP: 23 euros.

Bajo esa apariencia de inocente casa de muñecas se oculta un auténtico festín de los sentidos. Aisladas del mundo, las tres protagonistas ignoran que el asesinato del archiduque Francisco Fernando será el detonante de una época oscura: la Primera Guerra Mundial. Es curioso que cada una represente un arquetipo erótico, pues Alicia actúa como la madame resabiada, Wendy es la chica recatada y sumisa, y Dorothy, la fogosa joven de provincias.

A modo de visita guiada por el Himmelgarten, Moore comienza el segundo tomo hilvanando con maestría los acontecimientos que sucedieron en el libro anterior. Más tarde usará el género epistolario o el diario personal, pero lo más abundante son las confidencias inconfesables. En este sentido, rechina el uso de términos como “cachonda” a principios del siglo XX, aunque desconozco si es un error de traducción.

Para el lector erudito es un placer toparse con referencias a los siete pecados capitales de Apollinaire –ya lo mencionábamos en la anterior reseña— o la revisión de la iconografía de Mucha a cargo de la increíble Gebbie. ¡Y atentos a sus splash-pages! También hay cabida para escenas de homosexualidad masculina entre los señores Bauer y Potter (aderezados con fragmentos de Dorian Gray), que inciden en el descubrimiento de una realidad que hasta entonces se hallaba escondida.

Moore continúa materializando las metáforas contenidas en estas tres novelas que se prestan múltiples interpretaciones: el espantapájaros es el recuerdo de un encuentro amoroso en el pajar; el camino de baldosas amarillas representa los extensos campos de trigo de Kansas –la dibujante despliega un gusto exquisito en las páginas de Dorothy, aunque conviene no perderse la estampa de Wendy amamantando a los niños perdidos—; el Capitán Garfio era un mirón con artritis; el jardín de flores no era más que el internado donde ingresó Alicia, y la reina de corazones, su maestra; el sombrerero venía de la convención de Ascot; el león cobarde era un grandullón que merecía una lección después de aquellos piropos; mientras el croquet y el ajedrez se convierten en instrumentos de deleite sexual. ¿Y sabíais que Peter tenía una hermana llamada Annabel?

Las páginas de Lost Girls, cuya planificación recuerda en ocasiones a los cuentos de hadas, recrean hermosos paisajes (viajes inolvidables en tren y barca) y contienen refinados diálogos. Una vez pasado el ecuador de la historia, ya empieza a vislumbrarse la asombrosa estructura de una obra de arte.

Por otro lado, cabe reseñar el aumento indiscriminado del precio por parte de Norma, que si bien podría haber argumentado que el volumen anterior se trataba de una oferta de lanzamiento, ha preferido alegar “problemas y cambios técnicos”.

4 Comments:

At 1:41 a. m., Anonymous Anónimo said...

Yo,al final,me lo compré en la Fnac de Madrid,aprovechando el descuento que hacen allí del 5%,que aunque no sea mucho,23 euros del tirón duele por la subida de Norma que no tiene palabras.
Espero que el próximo no lo suban de nuevo,sigh,...
Un saludo y gracias por la respuesta del álbum del gran Areces.

 
At 5:49 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Ayer me compré el tercero, y se mantiene el precio de 23 euros. Me he hecho con toda la colección vía FNAC. Últimamente adquiero allí casi todos los tomos caros, sobre todo de La Cúpula. :-D

 
At 8:41 a. m., Anonymous PAblo said...

¿Ya ha salido el 3º? A ver si me paso por la libreria esta tarde...

Impacientes Saludos.


(Tengo que visitarle más a menudo, francotirador).

 
At 6:23 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Sí, el tercero aún está calentito en los estantes de la librería... Aún no me ha dado tiempo de leerlo, pero se agradece su aparición mensual y no todo el cofre de golpe.

¡Y gracias por sus palabras, Don Pablo!

 

Publicar un comentario

<< Home