3.12.08

Reseñas: El Manglar #8

El Manglar #8, de varios autores (Dibbuks, noviembre de 2008). 84 páginas. Color. PVP: 6 euros.

Por cambios de última hora nos quedamos sin la prometedora sección “La extraña pareja”, y Dibbuks ofrece a cambio doble ración de Víctor Santos (a quien se dedica la entrevista en profundidad y la cubierta, no muy afortunada) y John Tones –con su diario “A machete”—, que firman juntos “Tempus Fugit”, el nuevo serial de la revista, con un buen planteamiento y cierto corte futurista. Mathieu Sapin, sin complejos, nos recuerda a “El sueño 100.000 de Philbert Desanex”, porque en sus páginas puede ocurrir de todo: desde revoluciones políticas a chicas tocando el ukelele. Elfelix reincide en la alucinación batracia con su “Fishy Fishy”, al tiempo que Jorge Parras alarga la broma de “Llerk Valley” no sin algunos momentos brillantes. Luis Bustos cumple con corrección en su entrega de “Zorgo”, mientras que el antihéroe mulato de “Pascual Brutal” nos sigue encandilando por su mezcla de temeridad e iluminación. “Diox”, de Borja Crespo y Chema García se pone interesante a base de clichés del género, parajes desolados y metamorfosis increíbles. Continúa la deconstrucción de la historieta titulada “Bobolandia” de los veteranos Dupuy & Berberian, que estilizan aún más su trazo para hablarnos de best-sellers y empresas en general. Santiago García y Javier Olivares vuelven a aunar poesía y cómic en “Las vidas de Vasari”. Este mismo guionista, al lado de un Pepo Pérez en estado de gracia (ojo a esos colores), nos obsequian con la sórdida vida íntima de Táctila, en un capítulo de “El Vecino” que eleva el listón nuevamente. “Tú me has matado” de David Sánchez también despega al apostar por putas, fantasmas, pistolas y moteles. Lorenzo Gómez maneja muy bien el pincel y la paleta, y como buen soñador borda el género costumbrista. No comparto el gusto por el deshumanizado diseño digital de Arthur de Pins, aunque en “Bonitos pecados” haya sitio para el humor y el erotismo. Por su parte, Carlos de Diego sorprende con “El nuevo novio de mamá”, con cameo de David Lynch y su devoto hijastro –¿no posee el mismo tono enfermizo que “Todo está perdido”?—. Por último, Jorge Monlongo colabora con un “Distrito Harrigan” gracioso y bien construido. El número se completa con una ración de reseñas, la galería ilustrada de Puño y las palabras y dibujos de Fermín Solís.

2 Comments:

At 10:03 p. m., Anonymous el editor breve said...

Chema García, no Jorge García

 
At 10:33 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Gracias por la correción... ¡Vaya lapsus!

 

Publicar un comentario

<< Home