19.4.09

El Manglar #9

El Manglar #9, de varios autores (Dibbuks, abril de 2009). 84 páginas. Color y B/N. PVP: 6 euros.

Si ya es gratificante toparse con una revista hecha con cariño y bien editada como El Manglar, más aún lo es leer un número así, en que los autores están especialmente inspirados. Mathieu Sapin en su "Ensalada de Flutas" (me gustaría conocer el origen de la deformación de su título) nos habla del Señor Marrón, una criatura mitad excremento, mitad fuerza de la naturaleza, que se interpone el devenir de dos personajes a primera vista inconexos. ¿También pensásteis en South Park? ¡Pasas la página y te encuentras a Félix Díaz pintando culos y cacas! Luego John Tones se esfuerza por actualizar al máximo su diario --y se agradece, no olvidemos la periodicidad de la cabecera--. Jorge Parras entra en acción, al igual que el protagonista de Llerk Valley, que primero quema a sus vecinos y ahora se empeña en repoblar el mundo. "Tempus Fugit" del antes mencionado Tones y Víctor Santos, ahonda en las paradojas temporales, con pasajes cartoon y clichés reconocibles. Dupuy & Berberian rizan el rizo con sus historietas de burgueses para lectores acomodados. Entre sus virtudes se halla la maestría a la hora de hilar situaciones dispares. Después llega Pascual Brutal (o Pascal, como lo han bautizado en Norma) sueña con monos y se acuesta con tíos más grandes que él... ¿Pero Riad Sattouf no lo había presentado como el macho alfa del siglo XXI? En el pliego central, entrevista interesantísima al director de El Jueves y cuatro páginas de tiras donde Monteys usa distintos registros con las tablas que le ha dado el oficio. En "El vecino", Santiago García y Pepo Pérez rememoran los dramas subterráneos mientras vienen a mi mente episodios de Concrete y El Escapista. David Sánchez se muestra en cada entrega como uno de los talentos más sólidos de la última hornada de dibujantes de El Manglar. Sus cartas: un paraje decadente, una autoridad corrupta, estética a lo Mezzo / Pirus y mucho humor negro. Fiel al costumbrismo, Lorenzo Gómez dedica sus viñetas al chándal de los domingos. Frederik Peeters --¡feliz reencuentro!-- nos brinda un cuento mágico ambientado en una Suecia navideña. Rubén Fdez. se estrena con "Relatos de Mundo Tocino", en la línea de Darío Adanti. Carlos de Diego vuelve con su gran broma de surrealismo fifties "Las dos caras de Adolfo". Luis Bustos manda a Zorgo a clases de kárate (confiando en el salto a primera línea de Manolito). Sabíamos que Jorge Monlongo era capaz de bordarlo y lo hace con creces en un capítulo de Distrito Harrigan que repasa la infancia de Velasco. Por último, Paco Alcázar se regocija en la ciencia-ficción degradante con otro mensaje inquietante: "Estamos enviando mensajes erróneos a las personas equivocadas". Y como siempre, las reseñas, la galería ilustrada (le toca el turno al siempre pop Ed Carosia), y miniperfil y viñeta sobre el noveno arte firmada por Joan Marín, responsable de la parte gráfica de Olimpita.

2 Comments:

At 9:18 p. m., Blogger josep said...

Buena revista!
Tengo algunos numeros, a ver si puedo conseguir este!

 
At 3:48 p. m., Blogger Kalashnikov said...

Muy recomendable :-)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home