3.6.09

Barsowia #13

Barsowia #13, de varios autores (Polaqia, mayo de 2009). 108 páginas. B/N. 6 euros.

Uno de los privilegios de leer Barsowia es acercarse a los experimentos como guionistas de consagrados dibujantes de la talla de Brais Rodriguez o David Rubín. El primero comparte con Ana Santiso una tragedia rural --cerdo deja cojo a un niño-- sobre el sacrificio y los estigmas; mientras que el segundo, aliado aquí a José Domingo, demuestra sus facultades en el género de la mitología ilustrada, a la altura de Javier Olivares. Los esqueletos, leit motiv casi de esta publicación, están representados en este número de la mano de Michael Bonfiglio y Manel Cráneo (este último muy en la línea de Miguel B. Núñez, con un planteamiento tan llamativo como la canina picoleta) ofrecen humor y surrealismo a partes iguales. Jorge Taboada encarna a la perfección el emblema de Polaqia, o al menos su capacidad para aunar tradición y modernidad en sus páginas. Su relato, entre bucólico y futurista, recuerda a los trabajos iniciales del citado Brais. Frank Arbelo, de trazo expresivo y agradable, adapta un cuento de ciencia-ficción con final interrogante, que materializa el dilema del "artista absorbido por su obra". Dustin Harbin narra sus sueños con poderosa imaginería freudiana y buenos chistes. Fidel Martínez prefiere reivindicar la historia para impedir que se olvide, trasladándonos a tiempos del holocausto judío con un estilo desgarrador. Kike Benlloch y Hugo Covelo --que más adelante entrega una hoja de publicidad muy divertida sobre rayos gamma-- ponen la oreja y describen una conversación cotidiana. Kosta se muestra minimalista como nunca y firma un espléndido y conceptual "Choiva". Miquel Rof, uno de los autores menos oscuros de la revista, vuelve a engullirnos con esos pasajes fantásticos cercanos al sueño. Se repite, esta vez con las planchas ordenadas, "A caixa vermelha" de Valverde y Câmara, con tono de presagio urbano. Quizá destinada a la desaparecida "A prueba de balas", Roque Romero pone en práctica nuevas y retorcidas metamorfosis. Sergio Covelo se mantiene en el peplum con las degustables peleas de Taurus, un gladiador con guiños a Futurama que incluye tiras cómicas a pie de página y un planteamiento morale nada frívolo. Diego Blanco economiza hasta parecerse a Porcellino, mientras Ziritt se fija en Mad Max. Por su parte, Álvaro López (encargado de la cubierta), finiquita su "Habitación 13" con una explosión de gas y cierto aire cómico. Sendón y Serrano continúan las aventuras de Enzo con referencias a Lovecraft y "La historia interminable". Otra historieta por entregas es la que construyen Duarte y Penalta, un thriller oriental de época. Y por último un Bernal breve, gracioso y acertado.

2 Comments:

At 9:10 p. m., Anonymous Carlos Lamani said...

A ver si Barsowia publica alguna historia larga de Kosta, es tan buen artista como persona.

 
At 2:21 a. m., Blogger Kalashnikov said...

¡Ojalá! Desde hace un tiempo están sacando monográficos en Rompehielos, a ver si hay suerte :-)

 

Publicar un comentario

<< Home